Post Thumb
C

on frecuencia a muchos nativos de la Isla de Margarita, y a una gran cantidad de turistas se le ofrece a la isla vecina, la Isla de Coche, como un lugar para la “Diversión”; sinónimo de: relax, descanso, playas, tranquilidad, pasarla bien; “comiendo, y bebiendo”, y olvidándose de todo. Un lugar para disfrutar de sus bondades naturales y culturales. Ha sido este elemento último, el hecho cultural SUS DIVERSIONES, el complemento, ese motivo para invitarlos a pasar unos días inolvidables en tan paradisiaco lugar.

Coche es DIVERSIONES, producto del ingenio popular, de esa gran cantidad de hombres y mujeres que con su baile, composiciones, letras, música, instrumentos, creatividad, danza, teatro, ritmo y colorido, logran despertar el mayor interés de los presentes.

Así nació un evento, un motivo: Las Diversiones Cochences que en sus inicios recorrían las calles de las comunidades de la Isla, una manera de pasarla bien, pero que ahora tiene una gran logística. Épocas de carnavales, Semana Santa y cierres de años escolar fueron momentos para ir mostrando ese arte, hasta llegar a lo que hoy conocemos como el Festival de Diversiones Cochences que se lleva a cabo a finales de cada año, convirtiendo en un motivo de gran atracción para margariteños, turistas nacionales e internacionales.

Las diversiones son pantomimas bailables arraigadas en la cultura neoespartana. Algunas de las más conocidas son las del carite, la burriquita, la vaca, el róbalo, la chuiquía, la conocía, el vapor, la osa, el venado, la iguana, el gorgojo, la cangreja, la balandra, el mono y el sebucán.

Se trata de una manifestación que involucra la música, el canto, el teatro y la danza como elementos fundamentales de las artes escénicas, conformando una importante representación originaria de la cultura popular insular. Reflejando esa esencia del cochence, alegre, expresivo.

Las diversiones de Coches con el transcurrir del tiempo y dado su gran valor cultural, por más de 40 años se han convertido en el gran festival, que motiva a nativos y visitantes, forman parte de la vida e idiosincrasia de esas comunidades, han sido elevadas a Patrimonio Cultural Intangible, reafirmando el hecho de que Coche por donde se le mire es DIVERSIÓN. Un paraíso donde se combina el hecho cultural, con las bondades naturales para la diversión total.